Cúrcuma y los neurotransmisores

Cúrcuma y los Neurotransmisores

Casi todos en un momento u otro, por los avatares de la vida (problemas laborales, de pareja, discusiones, incumplimiento de expectativas, la muerte de un ser querido…) e incluso por las condiciones ambientales (adaptación a la primavera o al otoño), tenemos momentos de bajón o ánimo deprimido, y en esos estados tiene mucho que ver la química y la producción en nuestro cerebro de unas sustancias llamadas neurotransmisores, que regulan numerosos procesos físicos y emocionales y que tienen una profunda influencia en la salud y el bienestar general. Los principales neurotransmisores son: la serotonina, la dopamina y la norepinefrina.

La serotonina, juega un papel clave en nuestros sentimientos de felicidad y es muy importante para nuestras emociones porque nos defiende de la ansiedad y la depresión. La dopamina y la norepinefrinason responsables de la motivación, energía, interés y unidad y se asocian a las emociones positivas.​​​​​​​

Períodos prolongados de desequilibrio emocional, con ánimo bajo y estrés, pueden agotar los niveles de neurotransmisores. Lo mismo ocurre en las depresiones pero a mayor escala, por ello existen medicamentos antidepresivos que actúan ayudando de distintas maneras a aumentar los niveles de estos neurotransmisores. Sin embargo, este tipo de medicamentos no siempre son adecuados para tratar un simple desequilibrio emocional, o las depresiones leves.

En los estados de bajo estado de ánimo, aprender a manejar el estrés y las emociones y la ayuda psicológica, son los tratamientos de elección. No obstante una buena nutrición y ciertas plantas de uso medicinal, pueden ayudar y mucho a superar esos momentos, ya que pueden actuar positivamente de una forma natural sobre los neurotransmisores.

Plantas medicinales para el equilibrio emocional

Entre las plantas de uso medicinal, encontramos dos plantas muy interesantes que curiosamente se utilizan en la cocina como especies culinarias para dar color, olor y sabor a las comidas y que han demostrado, tras el estudio y la investigación, que pueden ayudar a superar esos periodos en que se necesita una ayuda suplementaria para recuperar el equilibrio emocional. Se trata del azafrán y de la cúrcuma.

La cúrcuma (Curcuma longa L) es una planta herbácea de la familia del jengibre, nativa del suroeste de la India. De la que se utilizan los rizomas, de color amarillo a naranja. Tanto los rizomas de la cúrcuma como su principal componente la curcumina purificada, están incluidos en el Código alimentario europeo como colorante alimentario. La cúrcuma es uno de los ingredientes del curry en la gastronomía de la India y le aporta un color amarillo intenso característico.

Los componentes principales de la cúrcuma son los curcuminoides: curcumina, demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina. De entre estos, el compuesto mejor estudiado y más utilizado por sus propiedades beneficiosas para la salud es la curcumina, de la que se ha constatado en diversos estudios actividad protectora hepática y anti inflamatorios y sobre la que se está estudiando su acción antidiabética y reguladora de las grasas en la sangre.

Distintos ensayos con animales, han demostrado que la curcumina favorece mejores niveles de serotonina, noradrenalina y dopamina por lo que puede ejercer un beneficioso efecto en casos de bajo estado de ánimo, desequilibrio emocional e incluso depresión.

Un reciente ensayo clínico, con curcumina en pacientes con depresión, en que se administró a los pacientes, curcumina, fluoxetina o una combinación de los dos, demostró que en el grupo de pacientes a los que se administró una combinación de fluoxetina y curcumina, el porcentaje de pacientes que respondieron al tratamiento, después de 6 semanas, fue mayor que en los grupos de pacientes que habían recibido solo fluoxetina o curcumina, y la mejoría de los síntomas fue similar en los tres grupos de pacientes.

Hay que señalar que la curcuma, utilizada como tal, tiene dificultades para ser absorbida, sin embargo existen en el mercado productos que mejoran la absorción, como la curcuma en forma de fitosoma (ligada a fosfatidilcolina) que se absorbe 29 veces mejor.

Como conclusión, se puede considerar que para mejorar el equilibrio emocional y tratar los síntomas de bajo estado de ánimo, los extractos de azafrán y los fitosomas de curcuma, a dosis adecuadas, pueden resultar naturalmente beneficiosos y seguros.

Fuente:

https://www.nootrimens.com/los-mejores-nootropicos-naturales/curcumina/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito de compra